·  
Mendoza
clima
24°C

Negocios Inversión

Quilmes compró una bodega mendocina y sale a dar pelea en el negocio del vino

Se quedó con Dante Robino, que produce vinos y espumantes en Mendoza. Hasta ahora sólo había hecho una prueba piloto para sondear el mercado.

Martes, 18 de Febrero de 2020

El presidente de Cervecería y Maltería Quilmes, Martín Ticinesi, le explicó a Ambito Financiero que el monto de la operación no fue revelado por cuestiones contractuales. Pero aclaró que “la compra la hace Quilmes, como empresa argentina con 130 años de presencia en el país”. Así respondió cuando este diario le preguntó si el comprador era el grupo cervecero multinacional AB InBev, propietario de Quilmes.

“Con esta operación reafirmamos nuestro perfil de grupo de bebidas, aunque la cerveza sigue siendo nuestro principal producto”, destacó Ticinesi.

El portafolio tradicional de Quilmes se fue ampliando con el paso de los años. Sumó aguas minerales, jugos, isotónicos y gaseosas. Toda la línea de Pepsi está entre su oferta de productos.

Ahora, con la compra de Dante Robino suma un jugador de peso en el sector de vinos y de espumantes. Sólo le queda por completar el renglón de espirituosas para tener presencia en todo el sector de bebidas, pero Ticinesi dice que por ahora no piensan incursionar en ese mercado.

De todos modos, el empresario admite que ninguna bebida pasó indemne la crisis económica de los últimos dos años. Sobre todo las alcohólicas, que no son de consumo básico, explica. “El año pasado la categoría cervezas perdió 7 puntos de volumen”, grafica.

En el segmento de vinos el consumo per cápita está en los niveles más bajos de la serie histórica, tras tocar el mínimo de 19 litros en 2018. En 2013 la cifra era de casi 26 litros por cabeza. De todos modos, Ticinesi destaca que pese a este contexto el mercado del vino registró una “premiumrización”, es decir que dentro de la caída general hubo un crecimiento de ventas de las etiquetas de precio mediano y alto, contra el retroceso del vino de mesa y el tetrabrik.

Ahí apunta a jugar Quilmes con las marcas de Dante Robino. Su vino de mayor gama es el Gran Dante, que según variedad y año de cosecha cotiza entre los $700 y los $3.000 en Mercado Libre. Más conocido en góndolas es Novecento junto a etiquetas como Capriccio y Atelier, entre otras. Igual, el 30% de la producción de la bodega se exporta, sobre todo a Estados Unidos que es el principal comprador de vinos argentinos.

Dante Robino está ubicada en Luján de Cuyo, Mendoza. La operación incluye las instalaciones, los productos y los viñedos. La bodega cuenta con una capacidad de producción de 11,5 millones de litros. Cuenta con 74 empleados, que seguirán trabajando en la nueva empresa. La decisión de Quilmes es mantener el know how y por eso continuará también el actual director ejecutivo de la bodega, Ignacio Squassini. Nicolás Bruno asumió como gerente general en nombre de los nuevos propietarios.

La estrategia de Quilmes apunta a ganar mercado en vinos, sin perder presencia en cervezas.

Fuente: Ambito Financiero