·  
Mendoza
clima
16°C

Ciencia Indonesia

Científicos graban por primera vez a un orangután usando una planta para curarse

Afirman que este comportamiento podrí­a proceder de un antepasado común de los humanos y los grandes simios.

Viernes, 3 de Mayo de 2024
(341652)

"??Nos parecemos más de lo que nos diferenciamos"?, dice la bióloga Isabella Laumer, luego del descubrimiento que se produjo en un parque natural de Indonesia.

Ahí­ vive Rakus, un orangután de Sumatra que se aplicó una pasta de plantas para curarse una gran herida que tení­a en la mejilla.

Según los cientí­ficos, es la primera vez que se tiene constancia de que un animal salvaje se curara una herida con una planta medicinal.

Gracias a la aplicación, aseguran, la herida se cerró y curó en un mes.

Afirman que este comportamiento podrí­a proceder de un antepasado común de los humanos y los grandes simios.

"Son nuestros parientes más cercanos y esto apunta de nuevo a las similitudes que compartimos con ellos", dice Laumer, del Instituto Max Planck de Alemania y autora principal de la investigación.

¿Qué hizo Rakus?

Un equipo de investigadores del Parque Nacional de Gunung Leuser, en Indonesia, vio a Rakus con una gran herida en la mejilla en junio de 2022.

Creen que la herida se produjo al luchar con orangutanes machos rivales porque emitió fuertes gritos conocidos como "llamados largos" en los dí­as anteriores a que vieran la herida.

El equipo vio entonces a Rakus masticando el tallo y las hojas de una planta llamada Akar Kuning, la cual se sabe que es antiinflamatoria y antibacteriana, y que suele ser usada para tratar la malaria y la diabetes en Indonesia.

Entonces el orangután se aplicó repetidamente el lí­quido en la mejilla durante unos siete minutos. A continuación, se untó la herida con las hojas masticadas hasta cubrirla por completo. Siguió ungiéndose la planta durante 30 minutos más.

La pasta y las hojas parecen haber hecho efecto: los investigadores no observaron signos de infección y la herida se cerró en cinco dí­as.

Los investigadores observarán ahora de cerca a otros miembros de la especie para ver si pueden detectar las mismas habilidades de curación que mostró Rakus.

La investigación fue publicada en la revista cientí­fica Scientific Reports.