·  
Mendoza
clima
-3°C

Mundo Tensión

Todo lo que se sabe del "intento de golpe de Estado" en Bolivia

Un grupo de militares liderados por el comandante general del Ejército de Bolivia, Juan José Zúñiga, irrumpió fuertemente armado en la plaza frente a la sede del Gobierno en Bolivia, derribando la puerta con un tanque, acción calificada por el presidente Luis Arce como un intento de golpe de Estado.

Jueves, 27 de Junio de 2024
(393954)

Zúñiga amenazó con cambiar el gabinete después de rumores de su destitución, y tras unas horas de tensión, se replegaron. El presidente Arce denunció movimientos irregulares de militares y confrontó a Zúñiga ordenando replegar a los tanques. Evo Morales alertó sobre un golpe de Estado y llamó a una movilización nacional. Arce relevó a la cúpula militar y juramentó a nuevos comandantes, mientras Zúñiga y su grupo militar seguí­an frente al Gobierno. Tras un enfrentamiento con la policí­a, Zúñiga se replegó y fue capturado más tarde, acusando a Arce de deteriorar su popularidad. Arce se proclamó vencedor y dio un discurso respaldado por cientos de personas.

Un grupo de militares encabezados por el hasta hoy comandante general del Ejército de Bolivia Juan José Zúñiga, llegaron fuertemente armados a la plaza en la que está la sede del Gobierno de Bolivia y con un tanque tumbaron la puerta, acción que el presidente boliviano, Luis Arce, calificó como un "intento de golpe de Estado".

Zuñiga amenazó con "cambiar el gabinete de Gobierno" después de que el martes en la noche corrieran varios rumores sobre su destitución.

Tras unas cuatro horas de tensión, los militares y los tanques comandados por Zúñiga se replegaron.

La noche del martes corrieron rumores sobre su posible destitución, supuestamente por lo que dijo en una entrevista a un canal local el lunes, en donde afirmó que "arrestarí­a" al expresidente Evo Morales (2006-2019) si intentaba postularse como candidato presidencial, que en su opinión no está habilitado para ser de nuevo presidente de Bolivia.

En la tarde de este miércoles, Juan José Zúñiga encabezó a un grupo de militares fuertemente armados, que con tanques irrumpieron en la Plaza Murillo frente a la Casa Grande del Pueblo, sede del Ejecutivo boliviano en La Ciudad de La Paz.

A las 15:51 hora local, un tanque embistió la puerta de la sede del Ejecutivo, luego de que varios militares cercaron la plaza.

Tras tumbar la puerta del edificio, Zúñiga junto a un grupo de soldados entró por siete minutos a la Casa Grande del Pueblo, donde se encontraba el presidente Luis Arce junto a su vicepresidente David Choquehuanca.

Después de salir, dijo a los medios que iba a "restablecer" la democracia en Bolivia y que liberarí­a a "todos los presos polí­ticos", incluyendo a la expresidenta interina Jeanine Añez y al gobernador opositor Luis Fernando Camacho.

El presidente Luis Arce después de denunciar ante la comunidad internacional "movimientos irregulares" de militares, indicó que era un "intento de golpe de Estado".

"Nosotros nos hemos mantenido en Casa Grande, donde ustedes nos han puesto, porque los únicos que nos pueden sacar de aquí­ son ustedes, hermanos", dijo Arce en una transmisión por la televisión estatal.

Arce confrontó a Zúñiga en la entrada de la sede del Ejecutivo y le ordenó "replegar" los tanques y los militares.

Durante la acción militar, el expresidente de Bolivia y lí­der del partido oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) Evo Morales, quien se encuentra peleado con Arce desde 2023, fue de los primeros en denunciar que se gestaba un "golpe de Estado".

Morales llamó a una "movilización nacional" para defender la democracia.

"No permitiremos que las Fuerzas Armadas violenten la democracia y amedrenten al pueblo", indicó.

En una ceremonia exprés en la Casa Grande del Pueblo, Arce relevó a toda la cúpula militar y juramentó a los nuevos comandantes de las Fuerzas Armadas, mientras Zúñiga y su grupo militar continuaba frente a la sede del Gobierno.

El Mandatario boliviano aprovechó para reconocer a la Policí­a de Bolivia por mantenerse fiel a su Gobierno.

A las 17:30 hora local, Zúñiga y los militares se replegaron de la Plaza Murillo, la cual tuvieron cerrada por varias horas, después de un breve enfrentamiento con la Unidad Táctica de Operaciones Policiales de Bolivia.

Tras el repliegue, el presidente Arce y el vicepresidente Choquehuanca salieron al balcón de la Casa Grande del Pueblo y dieron un discurso frente a cientos de personas que llegaron a respaldar al Gobierno entre gritos de "Lucho no está solo carajo" y "los golpistas no pasarán".

Zúñiga fue capturado a las 19:00 hora local de Bolivia, saliendo del Estado Mayor, donde acusó ante los medios a Luis Arce de darle la orden de "sacar" los "blindados" porque su "popularidad" estaba cayendo.