·  
Mendoza
clima
31°C
0:00

Reportajes Reportaje

Aromas del Vino: con perfume de mujer, pero para todos los públicos

Hace más diez años, nacían en Mendoza dos fragancias intensas y originales creadas en base a lo más auténtico de la región: los cepajes vitivinícolas. Detrás está la empresa Aromas del Vino, con un largo camino iniciado en 2003.

Lunes, 14 de Enero de 2019
Por Jorge Bossio (jbossio@gmail.com)

Fue una abogada mendocina, Gilda Alonso, quien tras una profunda investigación junto a laboratorios farmacéuticos nacionales e internacionales, desarrolló una línea de perfumes, con 2 fragancias en una primera etapa: una fragancia masculina con aroma a Malbec y un perfume femenino con aroma a los descriptores del Torrontés. De esta manera, Aromas del Vino logró transgredir el esquema tradicional de la cosmetología, logrando unir dos mundos apasionantes: vino y fragancias
La empresa Aromas del Vino, creadora de los perfumes con aroma a malbec, cabernet y Torrontes, Bulles (Aroma a champagne) y Barrika, que están en el mercado desde 2008. Siguiendo con el mismo criterio y a fin de resaltar los descriptores aromáticos  en  un perfume no solo de los varietales, es que, luego de una larga tarea de investigación con perfumistas y especialistas del sector hoy olivícola,  lanzaron al mercado el perfume: Oliva.

¿Cómo fueron los comienzos de esta original empresa?
La vitivinicultura es un trabajo que históricamente era practicada por hombres, Cuando voy con esta idea de perfumes con alcohol vínico, les pareció una idea por demás rara o extraña, pero en realidad es que potencia a la industria. Es un accesorio, un producto para el enoturista. Hecho en Mendoza, rescata las características sensoriales de cada varietal, es como si fuera un decanter.
En el camino, encontraste apoyos.
Siempre hay gente que te escucha y que lo entiende, y uno de ellos fue José Zuccardi y, en especial, su esposa, Ana Amitrano. Cuando voy con los primeros perfumes Malbec, mi primer cliente que los compra, fue Ana que empezó a usar el Torrontés para hacerme promoción. Luego  pusieron a mi disposición su aparato de marketing y se empezaron a disparar notas en los medios nacionales y se me abrió un panorama enorme y fue gracias a ellos.
¿Le das valor a la difusión a través de la prensa?
Mi aliada es la prensa más que las redes sociales, porque los productos hay que hacerlos conocer.  Después la gente me fue apoyando y todo ha sido a pulmón, ya que los recursos que se generaban los reinvertía en el taller. Amo innovar y me encanta trabajar en equipo y me gusta apoyar el emprendedurismo. El turismo lo valora mucho, porque es producido acá y es un producto innovador. En el mundo hay tres empresas similares y una está en Mendoza.
¿Ahora estás embarcada en un nuevo proyecto?


Hemos desarrollado desde hace un año y medio, y hemos ganado con Gabriela Quinteros que es comunicadora social, el Best de Bronce, con un proyecto que se llama Enjoy Wine, que ofrece experiencias enoturísticas adaptadas al turismo de congresos. Porque ellos vienen a Mendoza, con muy poco tiempo y una agenda limitada y cuando terminan, las bodegas están cerradas. Por lo tanto, su contacto con el vino en Mendoza, es escaso. Nosotros le ofrecemos una degustación con un sommellier y una copa adonde él está y en una sala le ofrecemos esa experiencia, una educación vertical adaptada al tiempo y a los recursos que tenga. Por ejemplo, una experiencia de maridaje de vino y chocolate en una hora y media y este es el perfil.
¿Cómo te sentís con esta experiencia?
Me siento plena, viva, porque yo trabajo con emociones. Una debe sentirse satisfecha con lo  que hace, porque si tiene pasión, no hay cansancio, no hay horarios. Nunca paro. Me mueve el entusiasmo por la industria, siento amor por el trabajo de la tierra y, precisamente, muchos de los proyectos es revalorizar el trabajo de la tierra, al viñatero que gracias a su cuidado, hoy podemos tener un buen producto para las bodegas. No es fácil, pero todos los días se hace un poco más.